AgRorà – Espacio urbano de oportunidades y contaminación cultural

 

ATENCIÓN: ESTE PROYECTO ES FRUTO DE UN PROCESO COLABORATIVO ENTRE CTRL+Z Y DIFERENTES AGENTES. PARA SU CORRECTA COMPRENSIÓN OS INVITO A CONOCER LOS DEMÁS SUJETOS DIRECTAMENTE INVOLUCRADOS: RURAL BOXX (VENEZIA), LAMATRAKA (SEVILLA), D1618 (BUDAPEST).

Espacio Participativo Ciudadano

En el 2012 se nos ofreció la oportunidad de participar en el “Young Architects Program” 2012; fuimos invitados por Rural Boxx que habían sido invitados a su vez por el Maxxi (Museo Nacional del arte del XXI siglo, Roma). Este invitación nos obligó a reflexionar profundamente sobre el modelo de ciudad que querríamos proponer, y desde luego sobre la visión de la misma que tenemos como arquitectos, y al mismo tiempo también como ciudadanos y para nosotros constituyó un fuerte estímulo hacia la experimentación.

El laboratorio sociocultural AgRorà nace de la sinergia entre una infraestructura física y un programa cultural. Su principal objetivo es abrir espacios que ofrezcan oportunidades de formación, producción y promoción a las actividades sociales y culturales que ya operan sobre el territorio. De hecho esta infraestructura se concibe como un instrumento para aglutinar y catalizar estas actividades con el fin de que se puedan desarrollar con mayor facilidad, aumentar su fuerza y expandirse. Un espacio común que al mismo tiempo promueva el contacto, las sinergias, las colaboraciones y la contaminación cultural entre los distintos grupos para la creación de redes y líneas comunes de trabajo.

En la situación social y económica actual, que también corresponde a un momento particular de la corriente arquitectónica, ya no parece suficiente para proponer un espacio que se refleje sólo en su articulación física. Sentimos la necesidad de ampliar la experimentación horizontalmente hacia el nivel social y cultural para abrirla a la incorporación de otras profesionalidades y a una ciudadanía vinculada, participativa y co-responsable con el proyecto. Una comunidad informal capaz de llegarlo con vida y dotarlo de un sentido que trascienda los límites del espacio y del tiempo en el que se enmarca la iniciativa.

Estamos convencidos de la importancia de la sincronía entre los espacios físicos y los programas que pretenden albergar y por eso se individua la necesidad de distribuir los recursos disponibles de manera paralela entre estas dos realidades, que no pueden vivir si no en simbiosis.

Se propone por tanto un espacio cultural (apolítico areligioso y no comercial),en el que se alternen actividades programadas con actividades organizadas a través de un proceso participativo y con oportunidades de visibilidad de las que se invitarán los ciudadanos a hacer uso libremente.

Estos espacios albergan actividades, dinámicas y propuestas muy diferentes entre ellas, a veces disonantes, pero la vocación de la iniciativa es exactamente la de convertir cada actividad en una oportunidad para el contacto, la cooperación y la contaminación. Ser por tanto unos espacios en los que se encuentren a convivir realidades que difícilmente podrían llegar a coincidir e interactuar fuera de ellos, y ponerlas en contacto es una de las metas que constituiría el mayor éxito de la propuesta.

Proyecto cultural participativo abiertoUn laboratorio urbano que pretende asumir una función de intermediación para la convivencia, no sólo entre expresiones culturales completamente diferentes, sino también entre los ciudadanos pertenecientes a distintos grupos socio-económicos, provenientes de ámbitos urbanos lejanos, para crear asociaciones inusuales, poco comunes y espontáneas cuyos resultados son difíciles de predecir.

Un programa que involucre desde los niños a las amas de casa, con especial atención a los jóvenes y adolescentes, para crear un espacio en el que estas actividades coexistan para promover aquel diálogo que en la sociedad contemporánea se está paulatinamente interrumpiendo.

La idea es la de transformar temporalmente el patio de Maxxi en un lugar de encuentro entre dos realidades conviven todos los días, se miran, se rozan: el espacio del museo, con su atmósfera de homogénea suspensión, y la ciudad, real, heterogénea, caótica, viva y en continua evolución.

Centro cultural participativoParticipacion ciudadanaProyecto cultural participativo


Otros Proyectos ES


Comments are closed.

Visit Us On Facebook